Skip to main content

El cambio climático es un asunto de derechos civiles y moral, así como de salud, economía y medio ambiente

In English

Carta Encíclica Laudato Si’ del Santo Padre Francisco sobre el Cuidado de la Casa Común (en Español) las ultimas noticias

NYC People's Climate Justice March El Agua Vale Mas que el Oro
Robert García y Ariel Collins*

El cambio climático es un asunto de derechos civiles y moral, así como de salud, economía y medio ambiente. Un movimiento climático exitoso debe abordar directamente los derechos de las comunidades de color y de escasos recursos.

Encuestas recientes muestran que los latinos son mucho más propensos a ver el cambio climático como un asunto extremadamente o muy importante para ellos personalmente. Los latinos se encuentran entre los mayores partidarios de la acción para frenar el cambio climático, más dispuestos a pagar un aumento en los costos de los servicios a cambio de energía limpia y son los votantes verdes más leales. Estos consistentes resultados de las encuestas derrumban el mito de que el medio ambiente es un lujo que no preocupa a las personas de color y de escasos recursos y por el cual no están dispuestas a pagar. Sin embargo, ecologistas convencionales, organismos gubernamentales, funcionarios públicos y medios de comunicación frecuentemente segregan a la comunidad latina. Los resultados de dichas encuestas podrían tener implicaciones importantes para la campaña presidencial de 2016, ya que ambos partidos tratan de ganar votos de la comunidad hispana, el segmento de la población de mayor crecimiento.

Una de las razones por las cuales los hispanos pueden estar preocupados por el calentamiento global es que una gran proporción de la población hispana vive en áreas mayormente afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad, como veremos más adelante.

De manera desproporcionada, el cambio climático afectará a las personas de escasos recursos, lo que agravará la brecha económica. El cambio climático empeorará una serie de problemas de salud que son particularmente complejos para muchas comunidades latinas. También, amenaza los lugares de origen de muchos latinos de manera más dramática que a las comunidades en los EE.UU. La respuesta oportuna a los retos del cambio climático puede crear nuevos empleos, mejorar la salud de las personas, reducir los costos de calefacción y refrigeración y disminuir el daño causado por la producción de combustibles fósiles. Una gran cantidad de servidores públicos han ignorado el problema durante tanto tiempo que el cambio climático es ahora una grave emergencia que requiere de acción inmediata por parte de todos los niveles de gobierno.

Podemos impulsar la economía y promover la salud, el medio ambiente y la justicia igualitaria al mismo tiempo.

Encuestas recientes sobre los latinos y el cambio climático

New York Times / Stanford / Resources for the Future (2015)

El cambio climático es motivo de creciente preocupación para los hispanos. Los hispanos son mucho más propensos que los blancos a ver el calentamiento global como un problema que les afecta personalmente. También, son mucho más propensos a apoyar políticas públicas destinadas a frenar el cambio climático como pueden ser impuestos y normas para reducir la contaminación por gases de efecto invernadero.

El 54% de los hispanos encuestados calificó el calentamiento global como extremadamente importante o muy importante para ellos, en comparación con el 37% de los blancos no hispanos. Un 67% de los hispanos dijeron que se verían perjudicados personalmente en cierto grado si no se hace nada para reducir el calentamiento global, en comparación con la mitad de los blancos no hispanos.

El 63% de los hispanos dijo que el gobierno federal debe implementar medidas a gran escala para abordar el calentamiento global, en comparación con el 49% de los blancos no hispanos.

Investigadores latinos afirman que los hispanos son más propensos a estar preocupados por el impacto del calentamiento global fuera de los Estados Unidos, especialmente en América Latina, México y el Caribe. Sequías y tormentas más fuertes pueden provocar inundaciones o escasez de alimentos y agua en dichas regiones.

El presidente Obama ha propuesto invertir 3 mil millones de dólares en un Fondo Verde para el Clima para ayudar a que los países en vías de desarrollo se adapten al cambio climático. Dos tercios de los hispanos encuestados dijeron que el gobierno debe invertir en los países en desarrollo para ayudar a reducir el daño causado por el calentamiento global. Dos tercios de los blancos no hispanos dijeron que Estados Unidos no debe invertir recursos. Ver Climate Is Big Issue for Hispanics, and Personal, por Coral Davenport, NY Times, 9 de febrero de 2015.

Según un sondeo anterior realizado por el New York Times, Stanford y Resources for the Future, una gran mayoría de la opinión pública estadounidense, incluyendo la mitad de los republicanos, apoyan las acciones gubernamentales para frenar el calentamiento global. Ver Most Republicans Say They Back Climate Action, Poll Finds, por Coral Davenport y Marjorie Connelly, The New York Times, 30 de enero de 2015.

Encuesta de Washington Post-ABC News (2014)

Tanto los hispanos/latinos estadounidenses (69%) como los afroamericanos (71%) son más propensos que los blancos no hispanos (50%) a indicar que el cambio climático es un problema muy serio que enfrenta el país.

Los estadounidenses hispanos / latinos (75%) están más dispuestos que los blancos no hispanos (68%) y que los afroamericanos (69%) a decir que el gobierno federal debe limitar la liberación de gases de efecto invernadero en un esfuerzo para reducir el calentamiento global.

Los estadounidenses hispanos / latinos (70%) están mucho más dispuestos que los afroamericanos (51%) – y un poco más que los blancos no hispanos (61%) – a permitir que el gobierno regule los gases de efecto invernadero, incluso si eso significa un aumento de 20 dólares por mes en el recibo de la luz. Ver Chris Mooney y Peyton Craighill, Why do black and Latino Americans support climate action so much more than whites?,  Washington Post Wonkblog (1° de diciembre de 2014).

Public Religion Research Institute (2014)

Casi 6 de cada 10 latinos (58%) creen que el cambio climático está ocurriendo y que los seres humanos somos los causantes del mismo, una opinión compartida por menos de la mitad (42%) de los blancos no hispanos.

Los latinos son el grupo étnico más preocupado por el tema. Más de 7 de cada 10 latinos (71%) están algo preocupados o muy preocupados por el cambio climático, mientras que menos de la mitad (43%) de las personas blancas no hispanas expresan una preocupación similar. De hecho, los latinos tienen el doble de probabilidades que los blancos no hispanos de estar muy preocupados por el cambio climático (46% vs. 23%).

Los latinos son mucho más propensos que los blancos no hispanos a creer que la ciencia detrás del cambio climático es un tema resuelto. Casi 6 de cada 10 latinos (57%) afirman que los científicos generalmente coinciden en que la tierra se está calentando debido a actividades humanas. Entre los blancos no hispanos, sólo el 45% cree que existe un consenso científico sobre el cambio climático.

Casi dos tercios (65%) de los latinos nacidos fuera del país afirman que la tierra se está calentando debido a la actividad humana en comparación con la mitad (50%) de los nacidos en los EE.UU. Ver Are Transnational Ties Leading Latinos to Express Greater Concern about Climate Change? por Daniel Cox y Juhem Navarro-Rivera, Public Religion Research Institute (24 de noviembre de 2014).

Una de las razones por las cuales los hispanos pueden estar preocupados por el calentamiento global es que una gran proporción de la población hispana vive en áreas mayormente afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad

CES POC 20140915

Presione el mapa para una imagen mas grande. 

Como se ilustra dramáticamente en el mapa:

  1. En las comunidades más afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad (el 10% más alto en el puntaje del CalEnviroScreen), el 89% de los habitantes son de color; sólo el 11% son blancos no hispanos. A nivel estatal, el promedio de personas de color de la población es del 58%.
  2. En las comunidades menos afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad (el 10% más bajo en el  puntaje del CES), sólo el 31% de los habitantes son de color; un 69% son personas blancas no hispanas.
  3. El 64% de las personas de color viven en las comunidades más afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad (el 50% de los más altos puntajes del CES); sólo el 31% de los blancos no hispanos vive en esas áreas.
  4. Sólo el 36% de las personas de color vive en las comunidades menos afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad (el 50% de los más bajos puntajes del CES); el 69% de los blancos no hispanos vive en esas áreas. (Los puntajes del CalEnviroScreen representan una combinación de los niveles de contaminación y la posible vulnerabilidad de la población ante los efectos de la contaminación.)

Las mismas comunidades en las que vive una cantidad desproporcionadamente mayor de personas de color y de bajos ingresos son las más afectadas por la contaminación y la vulnerabilidad y tienen el peor acceso a los espacios verdes. Ver Invest Cap and Trade Funds to Benefit Underserved Communities and Communities of Color, (The City Project, 6 de octubre de 2014).

El financiamiento para la acción climática

Existen obstáculos estructurales para financiar la justicia climática. Estudios demuestran que mientras más comprometida esté una fundación con el medio ambiente, es menos probable que financie programas de justicia social. Aún y cuando las entidades financiadoras del medio ambiente invirtieron 10,000 millones de dólares entre 2000 y 2009, sólo el 15% de dichos recursos benefició a comunidades marginadas y sólo el 11% se destinó a promover la justicia social. Para ayudar a abordar estas preocupaciones, un estudio indica que las fundaciones deben invertir al menos el 25% para promover la justicia social —esto es, la promoción de políticas y mecanismos de organización comunitaria que logren cambios estructurales que beneficien a las personas menos favorecidas política, económica y socialmente, y que construyan sobre las bases creadas por el movimiento de los derechos civiles. Ver Sarah Hansen, Cultivating the Grassroots: A Winning Approach for Environment and Climate Funders  (febrero de 2012, National Committee for Responsive Philanthropy). Green 2.0, en el informe The State of Diversity in Environmental Organizations, encontró que aunque las personas de color en la actualidad conforman casi el 40% de la población de Estados Unidos, no han alcanzado el “techo verde” del 16% en las principales organizaciones ambientales. Green 2.0 trabaja con fundaciones y organismos ambientalistas para ampliar la diversidad. De acuerdo con otros estudios validados por expertos, tanto el sector gubernamental como el sector no lucrativo en el sur de California, invierten menos en parques y recreación en comunidades negras y latinas. Las personas deben movilizarse y muchas organizaciones deben trabajar juntas en un movimiento democrático sostenido para construir una economía verde. Ver Theda Skopcol, Naming the Problem: What It Will Take to Counter Extremism and Engage Americans in the Fight against Global Warming, preparado para el Simposio sobre la política de Estados Unidos en la lucha contra el calentamiento global (enero de 2013).

Podemos impulsar la economía y promover la salud, el medio ambiente y la justicia igualitaria al mismo tiempo

Los líderes del Senado de California han emitido un paquete de leyes transformadoras para combatir el cambio climático que contempla la protección de la salud pública y el medio ambiente, estimula la innovación y la inversión en energía sostenible y empleos verdes y fortalece nuestra economía. California está poniendo el ejemplo en mejores prácticas para abordar el cambio climático.

El movimiento climático

El movimiento climático debe aprender de las lecciones  – y de hecho formar parte – del Movimiento por los Derechos Civiles. El Movimiento por los Derechos Civiles continúa hoy en día y no se limita a la presencia del Movimiento en las calles. La marcha en protesta por el cambio climático en septiembre de 2014 en la ciudad de Nueva York es un paso en la dirección correcta.

La revolución por los Derechos Civiles se basa en múltiples estrategias para promover la dignidad humana, la justicia igualitaria, la democracia justa y la superación de la discriminación. La revolución de los Derechos Civiles incluye el trabajo que realizan innovadores abogados de derechos civiles dentro y fuera de los tribunales, los fallos judiciales reformadores de tribunales valerosos, la organización comunitaria desde las bases, la legislación desde el Congreso y los estados, la acción presidencial, la implementación por parte de organismos administrativos y nosotros, el pueblo, que a través del derecho de voto manifestamos nuestro mandato en apoyo de los Derechos Civiles.

El Movimiento por los Derechos Civiles ha inspirado, influenciado e incluye al movimiento de justicia ambiental, al Movimiento por los Derechos Civiles Latinos, al Movimiento de los Indios Americanos, al Movimiento de Mujeres, al Movimiento Contra la Guerra, al Movimiento por la Libertad de Expresión, al Movimiento LGBT, y a la justicia en materia de salud. A nivel internacional, el Movimiento por los Derechos Civiles tuvo un impacto en la caída de la Unión Soviética, la Plaza de Tianamen, la abolición del apartheid en Sudáfrica y el movimiento por los derechos humanos. La justicia climática está uniendo a personas de diversos movimientos y naciones. La injusticia en algún lado es la injusticia en todas partes.

La lucha continúa.

Ver el informe sobre políticas públicas titulado Celebrate The Civil Rights Revolution: The Struggle Continues por Robert García y Ariel Collins (The City Project, 2014). 

climate whole world

Fotos: Marcha contra el cambio climático, Nueva York, septiembre de 2014

*Robert García es director fundador y asesor legal de The City Project, así como Profesor Asistente en la Universidad Charles Drew de Medicina y Ciencias. Ariel Collins es Analista de Políticas y es la socia de Justicia Social Juanita Tate en The City Project. Traducción: Border Philanthropies.

Siga este enlace para el reporte, El cambio climático es un asunto de derechos civiles y moral.

Traducción: Border Philanthropies.