Skip to main content

No quitar los colmillos del panel costera Sacramento Bee Robert Garcia

En inglés

28 de enero de 2016

El director ejecutivo de la Comisión podría ser destituido por sus integrantes a favor del desarrollo.

Destituir a Charles Lester sería un duro golpe a la protección costera cuando se necesita más que nunca.

El gobernador Brown y los líderes del Congreso deben apoyarlo.

En octubre, la Comisión Costera de California aprobó por un pequeño margen, un proyecto de reposición de arena cerca de viviendas valuadas en millones de dólares a lo largo de Broad Beach en Malibú. Nick Ut, The Associated Press

Por Robert Garcia, contribución especial para el Sacramento Bee

Las playas y la costa forman parte de los tesoros naturales predilectos de California, atrayendo a millones de visitantes a lugares como el parque estatal Sinkyone Wilderness y a la meca del surf en el sur de California. Durante mucho tiempo, activistas en temas ambientales, derechos civiles y de salud han luchado por mantener el acceso gratuito a las playas para todos, incluso frente al cambio climático, a los desarrolladores inmobiliarios y codiciosos propietarios de viviendas con vista al mar, los cuales representan una amenaza para el acceso público.

Charles Lester y el personal a su cargo en la Comisión Costera de California han estado haciendo su trabajo para proteger la costa. Como resultado de ello, el trabajo de Lester se ve amenazado por acosadores que buscan destituirlo sin justificación. Exhortamos al gobernador Jerry Brown, al presidente del Senado Kevin de León y al presidente de la Asamblea Toni Atkins a respaldar al Dr. Lester para el bien público.

Robert Garcia

El cambio climático está teniendo como consecuencia el aumento del nivel del mar, la acidificación del océano y haciendo más vulnerables a todas nuestras comunidades y recursos costeros. La destitución de Lester minaría la protección de las costas cuando se necesita más que nunca.

Una condición para la adhesión de California a la Unión fue que las playas mantuvieran su carácter público. Sin embargo, durante muchos años del siglo XX, el acceso a una gran parte de la costa de California estuvo prohibido para las personas de color mediante restricciones discriminatorias relacionadas con la vivienda. Aunque las prohibiciones por cuestiones raciales han quedad en el pasado, desafortunadamente aún persisten acciones para evitar que la población de escasos recursos, incluyendo a muchas personas de color, disfrute de las playas públicas.

Desde su creación en 1976, la Comisión ha encabezado las acciones de defensa del acceso público. En 2002, adoptó un plan para Malibú, el cual concede acceso a la playa al tiempo que garantiza un trato justo para las personas de todos los grupos étnicos, cultura y nivel de ingresos. En 2014, la Comisión respondió a las quejas de los ciudadanos y grupos locales, como el Black Surfers Collective, en relación a ciertas acciones para bloquear el acceso a Paradise Cove, un sitio popular de surf. El dueño de una propiedad estaba tratando de prohibir el acceso a quién él veía como “gentuza” mediante la instalación de letreros que indicaban “prohibido surfear”, el cobro de cuotas y cerrando con llave una reja. La Comisión ordenó retirar los letreros y desmontar la reja.

Cerca de Half Moon Bay, el personal de la Comisión ha estado trabajando para restaurar el acceso a Martins Beach, un popular destino que las familias han disfrutado durante años, después de que el nuevo dueño de la propiedad cerrara la carretera de acceso. Lester escribió, “La Comisión cuenta con un largo historial de proteger, para todas las personas, el acceso público y los recursos recreativos que son fundamentales, no sólo para nuestra economía sino para nuestro estilo de vida”.

En el caso reciente de Broad Beach en Malibú, Lester recomendó que se diseñara un proyecto masivo de blindaje de la playa diseñado para reforzar algunos de los inmuebles más caros del estado para asegurar la continuidad de acceso a la playa. Cuando los propietarios se opusieron, la Comisión aprobó el proyecto sin garantizar el acceso público, a pesar de que su política de 2015 en relación al nivel del mar indica que las decisiones que se tomen en la planificación costera deben considerar a las comunidades de escasos recursos.

Si Broad Beach es un indicio, el futuro del acceso a las playas públicas puede estar en riesgo. A medida que los niveles del mar aumentan, los dueños de dichas propiedades continuarán buscando construir diques y otras estructuras a expensas de las playas públicas.

Es esencial que el acceso a nuestras playas se mantenga abierto para todas las personas, no sólo para los ricos y famosos. Por eso, hago un llamado a los miembros de la Comisión para que detengan los intentos de destituir a Lester y los exhorto en su lugar a trabajar con él para proteger nuestra costa.

Robert García es director fundador y abogado de The City Project, un grupo de derechos civiles con sede en Los Ángeles, que aboga por la igualdad de acceso a las playas. Se le puede contactar a través del correo rgarcia@cityprojectca.org.

Traducción Alianza Fronteriza de Filantropía / U.S.-Mexico Border Philanthropy Partnership

[Siga este enlace para obtener la carta de diversos aliados trabajando para ampliar el acceso público a la costa de California.]

Participe el 10 de Febrero, 2016, en Morro Bay.